La Urbanización Libaré de Pereira.

El viernes 13 de abril, previo al inicio de la semana santa de 1962, el Concejo Municipal de Pereira modificó el artículo primero del Acuerdo Municipal No. 91 de 1948. El Presidente del Concejo, Camilo Mejía Duque, firmó aquel viernes de dolores el acuerdo No. 24 de 1962 que señalaba en su “Artículo 1º” el área urbana del Municipio de Pereira. En este Acuerdo la descripción del área municipal comenzaba en un punto denominado “Represa de Libaré”[1], frente al río Otún.

El alto de Canceles, la Quebrada de Minitas, el cruce de la línea del ferrocarril Nacederos-Armenia, la quebrada de El Oso, El Consota, la carretera Pereira-Cartago, y un punto llamado Cerritos, conformaban junto con “La Represa” los principales límites espaciales de la nueva superficie urbana del municipio. El Acuerdo de 1962 con los nuevos límites de Pereira en el Departamento de Caldas puede leerse como un hito político importante dentro del proceso de crecimiento de la ciudad; y además refleja la incorporación oficial de una zona conocida como “Libaré” a la jurisdicción urbana.

El Diario, Pereira, agosto 30 de 1958.

A comienzos de los años sesenta en la nomenclatura de Pereira ya figuraba la vía a Libaré y el estadio del mismo nombre, en el que además de practicarse juegos de fútbol se celebraban espectáculos artísticos que contaban con la presencia de reinas o agrupaciones musicales durante la época de fiestas de la ciudad. Para las fiestas de 1958 se anunciaba, a parte del encuentro de fútbol entre el Pereira y Millonarios -“con todos sus titulares: Contrera, Larraz, Centurión, etc.”-, la presencia de la Reina de las Américas, “S.M. Merceditas Baquero” quien en la foto promocional aparecía libando una cerveza. En esa ocasión en el Estadio de Libaré su majestad Merceditas estaría acompañada por las candidatas al reinado departamental del café y la reina del Valle “la sinigual” Luz Carime.[2]

Para las fiestas de Pereira de 1966  se informaba el cumplimiento de espectáculos artísticos en el estadio Mora Mora con la presentación de Los Bambuqueros de Pereira y la realización de actos folclóricos en escenarios populares de los barrios Kennedy, Cuba, Boston, América y Berlín. El estadio Mora Mora y el barrio Kennedy fueron conocidos hasta comienzos de los años sesenta como Libaré, al igual que la represa que marcaba el límite oriental de la ciudad.

En aquellos años algunas zonas de la ciudad cambiaron de nombre y categoría espacial y en la semana santa de 1963, cuando Pereira oficialmente tenía una nueva dimensión espacial urbana, fueron llegando las primeras treinta familias para ocupar las casas de la urbanización Libaré.[3]

El negocio de Libaré.

El Diario, Pereira, 30 de agosto de 1963.

El levantamiento topográfico para delimitar el lote de Libaré fue desarrollado en enero de 1961 por mandato del Instituto de Crédito Territorial (ICT). En un área de 10 ha más 4.716.99 m2 el ICT proyectaba desarrollar un plan de viviendas que colindaba al noroeste con la margen izquierda del Río Otún y el lote de Hilos Cadena; al sur con una propiedad de las Empresas Municipales; al sureste con el lote de la fábrica Fano y la avenida al estadio Mora Mora (carretera a Libaré).El lote de Libaré estaba comprendido dentro de un predio que también se denominaba Libaré o La Corea[4].

El predio pertenecía a Luisa Marulanda viuda de Ángel quien lo adquirió en el juicio de sucesión de Benicio Ángel protocolizado en 1910. Luisa Marulanda firmó la escritura de compraventa a favor del ICT el 7 de marzo de 1962 a cambio de recibir $572.671.05.

A diferencia  del loteo efectuado para la construcción y legalización del barrio Cuba que fue realizado por una firma privada y protocolizado en una notaría de Bogotá, el loteo de Libaré fue hecho por el ICT y registrado en una notaría local con el concurso de Germán Gutiérrez Botero, director de la oficina seccional del ICT en Pereira, facultado por el Gerente General del ICT para recibir los terrenos mediante poder  suscrito el 28 de febrero de 1962.

¿De qué manera participó el Municipio de Pereira en la planeación y construcción del barrio Libaré? La indagación sobre el rol del Municipio en la edificación de viviendas populares apuntaría al ámbito de la historia institucional e iluminaría los proyectos urbanísticos no sólo de Libaré sino de Boston, Alfonso López y Cuba; en los cuales figuró como constructor el ICT, pero cuya labor no iba desarticulada de otras instancias de gestión administrativa e inmobiliaria de la esfera pública, departamental y municipal. La consulta de las fuentes oficiales a disposición aun no esclarece la participación del Municipio como financista o agente constructor de planes de vivienda. Sin embargo es posible destacar a nivel local la creación del Departamento de Planeación Municipal de Pereira mediante el acuerdo # 4 de 19 de febrero de 1960. Esta nueva instancia administrativa nació con una sección de urbanismo que debía encargarse de elaborar proyectos que regularan el desarrollo urbanístico del municipio en cuanto al plan vial, la zonificación, el código de construcciones y las especificaciones de las distintas urbanizaciones.[5]

Por otra parte es importante resaltar la existencia de un contrato celebrado entre el Departamento de Caldas, El ICT y el Municipio de Pereira destinado a la construcción de viviendas con el fin de “erradicar tugurios” en esa ciudad. El contrato figura en la Escritura Pública # 1.186 del 24 de junio de 1958 de la Notaría Segunda de Manizales; y establecía la obligación del Departamento y del Municipio de entregar al ICT un aporte de $200.000 anuales hasta 1960 como subsidio no reembolsable a favor de los adjudicatarios o compradores de las viviendas. Con ocasión del desarrollo del proyecto urbanístico del barrio Boston el carácter de este aporte varió en 1960: de subsidio a suma reembolsable para el Municipio, en la medida en que los adjudicatarios fueran pagando las casas[6].

En todo caso la descripción del levantamiento de las casas de la urbanización Libaré, que muestra en primer plano la combinación de la gestión institucional con la autoconstrucción, no puede pasar por alto los alcances de fenómenos tales como el crecimiento de la población urbana a nivel nacional, la agenda nacional del ICT durante los años sesenta, el impulso de urbanizaciones piratas a la par del plan nacional de erradicación de tugurios, implementado en diversas capitales del país[7];  todos ellos fenómenos sociales inscritos en contextos que desbordan el análisis de la escala local.

Llamar la atención sobre estos detalles no hace más que confirmar la necesidad de ir más allá de la “autocontemplación” que impide la interpretación de los acontecimientos locales dentro de más amplias escalas de análisis.[8] El cambio de nombre de la urbanización Libaré por el de barrio Kennedy envuelve aspectos de la memoria y los imaginarios en los que el pasado y el presente de las comunidades dialogan, se interpelan y adoptan nuevas formas de representación.

De acuerdo a un testimonio atribuido a Joaquín Ocampo, secretario de la Junta de Acción Comunal que se constituyó en el barrio en 1964, cuando ocurrió la muerte del Presidente John F. Kennedy el 22 de noviembre de 1963, la Junta de Libaré tuvo una reunión extraordinaria para considerar el cambio de nombre de la urbanización.[9]  La “Monografía Barrio Kennedy Pereira”, probablemente publicada en el año 2009, consideró probable que la adquisición del lote donde se construyó la Urbanización Libaré contó con aportes provenientes del programa “Alianza Para el Progreso” desarrollado durante la administración del Presidente J. F. Kennedy. El nexo causal del cambio de nombre de la urbanización amplía el contexto de interpretación de los acontecimientos y hace saltar la memoria de la fundación del barrio. Más allá de cuestionar el origen de los fondos con los cuales el ICT pagó a Luisa Marulanda el lote de Libaré, desde el presente de las comunidades, la memoria encuadra  y explica un acontecimiento crucial como el asesinato de Kennedy para redefinir la identidad de la urbanización a  partir de  1964.

El Diario, Pereira, 23 de noviembre de 1965.

La ampliación del contexto para la lectura de acontecimientos locales como el cambio de nombre de Libaré permitiría comprender la solemnidad que pudo existir en el barrio durante la conmemoración de la muerte del Presidente Kennedy el 22 de noviembre de 1965. Ese día como acto principal se descubrió en el parque un busto de  J.F. Kennedy. El monumento, de acuerdo a las noticias, “ocupa lugar preferente en ese nuevo y moderno barrio pereirano”[10] . El busto de Kennedy representa en la actualidad un recuerdo del barrio porque no está presente en ninguna de las orillas de la Quebrada El Martirio, que antes de ser canalizada, dividía el barrio en dos sectores. El busto fue destruido poco después de haber sido descubierto e instalado en el “lugar preferente” del parque del Barrio Kennedy y hasta la fecha no se tiene claro bajo qué circunstancias el monumento conmemorativo fue dinamitado.[11]

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Betancourt Mendieta, Alexander. (2008) “La construcción de una memoria regional: una mirada a la escritura de la historia en el Eje Cafetero” En: Betancourt Mendieta, Alexander (Ed.).  Policromías de una región. Procesos históricos y construcción del pasado local en el Eje Cafetero. Pereira: Red de Universidades Públicas del Eje Cafetero – Alma Mater; Coordinación de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí – México

Monografía Barrio Kennedy Pereira. Recuperado de https://kipdf.com/monografia-barrio-kennedy-pereira_5ac974b01723ddd38d313280.html

Parsons, James. (1997) La colonización antioqueña en el occidente de Colombia. Bogotá Banco de la república, El Áncora Editores

[1] Las comillas pertenecen al texto original del Acuerdo Municipal No.24 de 13 de abril de 1962. Archivo Municipal de Pereira. Caja 52. Libro de Acuerdos. Acuerdos del # 1 al 69 de 1961 a 1962. f.272

[2] El Diario, Pereira, agosto 30 de 1958.

[3] Luz Dary Villa, Comunicación Personal, 15 de agosto de 2018.

[4] Notaría Segunda de Pereira, Escritura #639 de 7 de marzo de 1962

[5] Archivo Municipal de Pereira. Caja 52. Libro de Acuerdos. Acuerdos del # 1 al 56 de 1960, f.13.

[6] Acuerdo # 29 junio 30 de 1960. Archivo Municipal de Pereira. Caja 52. Libro de Acuerdos. Acuerdos del # 1 al 56 de 1960

[7] El testimonio del progreso de Medellín dado por James Parsons y su hipótesis de que la “industrialización” de la ciudad implicó un nuevo estilo de vida para los habitantes del valle de Aburrá con lujosas propiedades rurales en Envigado y El Poblado no pasó por alto el fenómeno de la proliferación de tugurios en la periferia de la ciudad. “en 1966 se estimaba que más de 180.000 personas del municipio de Medellín vivían en 74 diferentes barrios piratas del área metropolitana, en condiciones deficientísimas de vida. Tales tugurios, sin embargo, implican para Medellín un problema mucho menor que para otras ciudades colombianas. A fin de erradicar los existentes y controlar su futuro crecimiento, se halla en preparación un activo programa.”. Parsons, James. (1997) La colonización antioqueña en el occidente de Colombia. Bogotá Banco de la república, El Áncora Editores.pp 270-271

[8] Betancourt Mendieta, Alexander. (2008) “La construcción de una memoria regional: una mirada a la escritura de la historia en el Eje Cafetero” En: Betancourt Mendieta, Alexander (Ed.).  Policromías de una región. Procesos históricos y construcción del pasado local en el Eje Cafetero. Pereira: Red de Universidades Públicas del Eje Cafetero – Alma Mater; Coordinación de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí – México, p. 259

[9] Monografía Barrio Kennedy Pereira. Recuperado de https://kipdf.com/monografia-barrio-kennedy-pereira_5ac974b01723ddd38d313280.html

[10] El Diario, Pereira, 23 de noviembre de 1965

[11] Luz Dary Villa, Comunicación Personal, 15 de agosto de 2018

 

Informe de investigación acerca de las narrativas fundacionales de los barrios de Pereira 

Caín Contreras – Historiador

Proyecto Laboratorio Creativo Móvil

Bibliobús Trazasueños. 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.